• Estudio CKS

Cómo eliminar el estrés mientras trabajas


Son las 8 am, no hay pájaros cantando en tu ventana, el sonido de tu alarma te penetra el oído y lo único que puedes hacer es mirar el reloj a regañadientes mientras te cubres la cara con las sábanas. Has pulsado el botón de ”repetir alarma” ya unas tres veces y sabes que si cierras los ojos una vez más, no habrá quien te saque de la cama. Es hora de levantarse y ponerse en marcha, pero hoy en día el estrés que conlleva ser un empresario ocupado y enfocado en el trabajo realmente te ha llevado a convertirte en una especie de autómata que se arrastra (contra su voluntad) para llegar a la oficina. Todos hemos estado allí. El estrés existe.

Es por ello que compartimos una lista de cosas que puedes hacer durante tus descansos de 10 minutos para ayudarte a disminuir tu ansiedad y darte la energía para hacer cosas de valor.

Echa un vistazo a las 11 mejores formas de eliminar el estrés en el trabajo:

01. Sal a dar un paseo


Sal a dar un breve paseo y respira algo de aire fresco. Recordar que hay vida fuera de las paredes de la oficina te ayudará a poner los pies en la tierra y liberarte de las presiones del día a día. Lo mejor es que cuando no pones tanta presión en tu trabajo, puedes relajarte y trabajar mucho mejor. Caminar también libera las endorfinas que nos hacen sentir bien para así calmar los nervios y relajar la mente. No hay nada como conectarse con la naturaleza y sentir el sol en tu piel para mejorar tu estado de ánimo, incluso si es solo por un par de minutos.

02. Despeja y organiza tu espacio de trabajo


Un espacio desordenado evidencia una mente desordenada. Mantén el mínimo de cosas sobre tu mesa, agrega algo de decoración y tu espacio se verá renovado. Crea nueva energía reorganizando los elementos y haciéndolos estéticamente agradables a la vista. Elimina cualquier nota antigua que hayas dejado por ahí y borra cualquier recordatorio en tus tableros que ya no sea relevante. Limpia el polvo y vuelve a colocar las cosas tal como estaban y desecha o guarda todo lo que no necesitas. Incluso puedes aprovechar las propiedades curativas de la naturaleza agregando flores o plantas a tu espacio de trabajo . El objetivo es que cuando mires tu escritorio te sientas relajado y cómodo.

03. Habla con alguien


Habla con tus compañeros de trabajo, llama a tu madre, envía un mensaje de texto a una amiga. Exprésate, cuéntales que sientes. Es bueno sacarte las cosas del pecho y verbalizar por qué te sientes abrumado con tu trabajo. Guardarte las cosas solo hará que algún día termines explotando. Encuentra a alguien en quien puedas confiar y habla sobre cómo te sientes. Poner las cosas en perspectiva puede serte de gran ayuda para ver la situación de otra manera y entender cómo debes actuar para solucionarlo.

04. Come algo


Especialmente chocolate. Hay nutricionistas que afirman que el chocolate negro es un alimento anti-estrés. De hecho, un estudio encontró que comer tan solo una onza y media de chocolate negro al día durante dos semanas reduce los niveles de hormonas de estrés en los cuerpos de las personas que se sienten muy estresadas. Así que no solo hace feliz a tu corazón, sino que también hace feliz a tu mente y tu cuerpo. Disfrútalo, cierra los ojos y saborea el momento. Si no te gusta el chocolate, toma una bolsa de papas fritas u opta por una opción más saludable como frutas y nueces. Consejo: ¡la mezcla de granola con fruta es una bomba energética y de felicidad!

05. Elonga


El estrés puede hacer que tu cuerpo se tense. Cuando estás rígido y entumecido, es difícil concentrarse tanto en la oficina como fuera. Haz todo lo posible por estirar bien tu cuerpo durante al menos cinco minutos para liberar esa tensión. Mientras estás sentado en tu escritorio, haz movimientos espirales con tu cuello y hombros. Respira y expira profundamente y siente como vas estirando todo el cuerpo. La mayoría de la tensión se concentra en los hombros y el cuello, por lo que al hacer estos simples estiramientos, te sentirás más relajado físicamente.

06. Organiza tus emails


Si lo primero que ves cuando abres la computadora de tu trabajo es un buzón lleno de correos sin leer, es posible que empieces mal el día. Tu bandeja de entrada puede ser un factor muy importante en tus niveles de estrés en el trabajo. Es importante tomarse el tiempo para organizar tus emails y controlar la información que recibes a diario. No estés mirando continuamente tu bandeja de entrada,