• Estudio CKS

Como empezar tu negocio independiente (y no morir en el intento)



Cuando vas a comprar un café, la transacción suele ser sencilla: haces tu pedido, pagas y esperas que te sirvan la orden; ¡así de sencillo! Sin embargo, si eres el propietario del negocio, resultado final del proceso es más complejo que la experiencia del consumidor. Incluye varios factores, desde la compra de los granos de café, el empleado que prepara el café, la taza y demás – todos los elementos vinieron de diferentes lugares y terminaron juntos como resultado de un plan premeditado. Y esto es sólo una parte de foto, como se suele decir.

Antes de vender tu primer café (por así decirlo), hay un mundo de planificación previa que debes llevar a cabo antes de poner tu negocio en marcha. Ya sea que recién estés comenzando a crear tu página web o estés en el medio del proceso de llevar a la realidad tu idea de negocio, hemos creado una completa guía con todas las tareas que debes a realizar antes de poner tu emprendimiento a rodar.

Toma nota de los 14 pasos a seguir para iniciar con éxito tu propio negocio:

01. Define tus metas y objetivos


Como con cualquier proyecto que comienza, tu negocio nace de una idea inicial que va evolucionando hasta que se convierte en acciones. Lo primero que debes preguntarte es: “¿qué es lo que quiero lograr?”. Es sumamente importante definir los objetivos desde el principio y revisarlos a menudo, ya que recordar tus metas iniciales a mitad del camino puede ayudarte a volver a tu centro en caso de desvío.También es importante ser creativo y ambicioso, al tiempo que conservas una visión general práctica y realista. ¿Suena duro? Bueno, lo es. Con demasiada frecuencia, las pequeñas empresas establecen objetivos elevados y poco realistas que se traducen en un objetivo fallido, inversores decepcionados o una combinación de ambos. Es imprescindible ver todo con perspectiva para darse cuenta de que algunos de esos objetivos poco realistas, aunque geniales, pueden obviarse si se quiere avanzar con el negocios. Por tanto, piensa en objetivos razonables y alcanzables que te darán un punto de partida sólido y con vistas de éxito.

02. Haz un análisis de mercado


Investigar el mercado al que apuntas medio es requisito indispensable para comenzar un negocio. Aunque pueda sonar aburrido, seguramente tienes un interés genuino en el mercado, por lo que el proceso de análisis puede ser más divertido y educativo de lo que piensas. Aprende todo lo que puedas sobre la industria antes de lanzarte a la acción. Tome cursos, lee libros, escucha entrevistas o atiende a charlas con personas influyentes. Haz de esto tu prioridad. Cuanto más sepas sobre tu mercado objetivo, más seguro te sentirás del potencial de tu negocio.

Una vez que conozcas tu mercado, el siguiente paso importante es familiarizarse con algo casi más importante: tu cliente. En este punto, ya debería tener una idea de cómo es tu mercado objetivo, pero es hora de hacer una inmersión profunda y empezar a entender quienes lo conforman y cómo se comportan. Desde el análisis general del comportamiento del cliente hasta la investigación más específica de tu mercado, hay muchas cosas que puedes empezar a aprender mucho sobre las personas con las que que interactuarás incluso antes del lanzamiento oficial.

No queremos ser aguafiestas, pero a menos que tu idea de su negocio sea súper original y única, alguien, en algún lugar, probablemente ya esté haciendo lo mismo que tú, o algo muy similar. La clave está en conocer a tu competencia y ver cómo funcionan. Si estás ofreciendo un servicio aparentemente idéntico, hay una gran posibilidad de los clientes se decanten por quien lleve más tiempo en el negocio. Sin embargo, ser nuevo puede jugar a tu favor. Piensa que te será más fácil adaptarte al mercado y a las nuevas tendencias, ofreciendo servicios más actualizados y adaptados que tus competidores centrados en sus servicios de toda la vida y con más dificultad para salir de la zona de confort.

03. Habla (y habla) sobre ello


Vas a tener que hablar mucho cuando comiences tu negocio, y eso es algo bueno. Incluso antes de ponerlo en marcha debes comenzar a hablar sobre lo que se viene. Decir en voz alta lo que estás planeando no solo lo hace más real, sino que también puede motivarte a no posponer las tareas apremiantes. Esta es también un gran modo de aprendizaje para ti. Al decírselo a los demás, obtendrás comentarios valiosos sobre detalles que podías haber pasado por alto. Te sorprenderá saber la cantidad de posibles oportunidades comerciales ocultas que solo se revelarán si hablas de tu idea de negocio con amigos, colegas o familiares.

Hablar implica que vienes preparado. Dos son los elementos cruciales de esta etapa. El primero es tu plan de negocios. Una vez que hayas fijado tus objetivos y visualizado lo que deseas lograr con tu incipiente negocio, deberás armar un plan de negocios que lo resuma todo. El segundo es perfeccionar el famoso “discurso de ascensor” (“Elevator Pitch, en inglés). Debes vender tu marca en un discurso breve, inteligente y atractivo, como si se lo tuvieras que vender a alguien en un ascensor, desde la planta baja al tercer piso (1 minuto!).

04. Pon a prueba tu idea


Ningún emprendedor pone su negocio en el mercado sin antes testearlo. Un pequeño error puede marcar la diferencia entre un lanzamiento estelar y uno desastroso. Es tu responsabilidad evitar la segunda posibilidad. Independientemente de si ofreces un servicio o un producto, ponlo a prueba con tus amigos y conocidos con el fin de hacerte una idea de cómo será la experiencia para tu futuro cliente. Anota todo, pide opiniones y tómalas en cuenta al aplicar cambios para mejorar tus servicio y conseguir que la experiencia sea más placentera.

05. Ponte al día con las formalidades administrativas


Esta es la parte menos divertida….

Cuando creas un negocio tienes que tener en cuenta los temas legales. Debes saber bien qué es legal y qué no en la industria a la que quieres entrar.Las patentes y otras restricciones legales pueden echar para atrás incluso las ideas más ambiciosas, así que haz bien tus deberes. Pide la ayuda de un asesor legal y a un contador para encontrar la modalidad fiscal de negocio que mejor se adapta a tu emprendimiento. No olvides solicitar las licencias necesarias para que tu negocio pueda comenzar a operar legalmente. La cantidad y los tipos de licencias dependerán del lugar donde vives y del tipo de negocio que quieras crear.

06. Asegúrate de tener suficiente dinero en el bolsillo


A menos que pueda convertir tus sueños en oro, necesitarás dinero para financiarlo. Esto, por supuesto, puede provenir de otras partes interesadas en tu negocio. Te sorprendería saber la gran cantidad de opciones disponibles ahí fuera. La financiación de tu negocio puede venir de un banco, un fondo de inversiones, instituciones estatales o internacionales, y más. Sin embargo, antes de entrar a un banco para pedir un crédito, asegúrate de llegar preparado. Averigua qué documentación necesitas para pedirlo. Otra opción que tienes es buscar inversores, que podrán cierta cantidad de dinero en tu negocio, generalmente, a cambio de un porcentaje sobre los beneficios.

07. Elige el socio adecuado o ve por libre


Tu emprendimiento puede tener dos caminos. ¿Eres como Indiana Jones, que solo necesita un lazo y un machete o eres más como los Goonies, explorando el mundo con tus mejores compañeros de travesuras? La decisión es tuya. Independientemente de la fórmulas que elijas existen muchas ventajas (y desventajas). Si eliges emprender solo, no tendrás que rendir cuentas a nadie y mantendrás el control absoluto de tu negocio. La parte menos divertida es la soledad. No tengas miedo en invertir algo de dinero para subcontratar tareas que te costarían demasiado tiempo aprender o hacer por ti mismo. Se trata de ser eficiente.

Con un socio comercial, contarás con otra persona con la que intercambiar ideas y que te ayudará en el camino al éxito. Busca un socio con cualidades que te complementen. Al igual que una relación romántica, la cosa puede salir mal, pero en un negocio no se puede simplemente “romper”. Hay un contrato firmado de por medio y si las tensiones deberán ser resueltas de mutuo acuerdo o por la vía legal. Al elegir un socio, también debes asegurarte de que ambos tienen la misma mentalidad. El último tipo de socio que quieres es uno perezoso, que te deje a ti todo el trabajo pesado.

08. Crea tu logo y todo el material corporativo


Tu logotipo será una de los elementos más memorables de tu negocio, así que asegúrate de hacerlo bien. Puedes encargárselo a un profesional. Asegúrate que todo tu material corporativo guarda una coherencia de estilo. Tanto el eslogan como la paleta de colores de tu página web, y tarjetas de visita deben coincidir con el estilo de su marca. Los elementos como los colores y las fuentes pueden, literalmente, decir mucho más que solo palabras, así que asegúrate de que los tipos de letra que puedas mantener constantes en todos los canales los canales sociales, la página web y otros materiales de marketing de tu marca.

09. Mantén informadas a las partes interesadas con tu página web


Mientras lanzas oficialmente tu negocio, necesitarás mantener actualizadas a todas las partes interesadas, y la mejor manera de hacerlo es a través de una página web. Esto sentará la base de tu presencia online y te ayudará a difundir tu mensaje. Necesitas una página web que sea tan profesional y atractiva como tú.

En esta etapa inicial, es recomendable crear una primera base de datos de clientes potenciales. Una herramienta imprescindible para tu página web es un formulario de registro, que permitirá que las partes interesadas agreguen su dirección de correo electrónico para que puedan recibir tus boletines informativos cada vez que quieras compartir una actualización. También deberías agregar un formulario de contacto directo, ya que puede haber posibles socios comerciales que quieran hablar de negocios contigo. La guinda del pastel: ¡asegúrate de que tu página web esté optimizada! El posicionamiento orgánico de tu página irá mejorando con tiempo y esfuerzo así que ¡paciencia!.

10. Corre la voz online

Obviamente, quieres que tu negocio tenga un impacto inmediato en tu mercado objetivo. Sin embargo,


en ocasiones el éxito comercial no es sinónimo de impacto y debes buscar formas alternativas para lograrlo.Demuestra tus conocimientos iniciando un blog en tu página web. Habla sobre tu industria y posiciónate como un experto en tu campo. Bloguear regularmente puede ayudar a generar tráfico en tu página web y mejorar tu SEO. Mantén a tus suscriptores al día con boletines informativos sobre tu negocio. Ya sea para anunciar una fiesta de apertura, un lanzamiento de producto o una nueva publicación en blog, el email marketing es una herramienta increíblemente poderosa para obtener y retener la atención de tu público objetivo.

11. Socializa para crear expectación por tu negocio


¿Estás listo para dirigir la atención del público a tu negocio? Es hora de aprovechar el poder de las redes sociales. Crear perfiles de para tu negocio en las diferentes redes sociales. Empieza a interactuar con los contactos que vayas adquiriendo en las redes sociales.También es una buena idea buscar a cualquier persona que hayas conocido durante los eventos de networking a los que hayas asistido y comenzar a ‘seguirlos’. Poco a poco, construirás una comunidad con personas de la industria o que estén interesados ​​en tu negocio. Recuerda que estar activo en las redes sociales es un poco más complicado que publicar un GIF de gatos bailando La Macarena. A continuación, te damos algunos consejos para algunas de las principales redes sociales:

Facebook: la red social más grande del mundo, punto final. Transmite eventos en vivo para llamar la atención y mostrar a los espectadores al funcionamiento interno de su negocio. Con gran cantidad de funciones que pueden ayudarte a impulsar tu marca, Facebook debería ser el primer lugar para establecer tu presencia social.

Twitter: es un gran lugar para conectarse con la gente en tiempo real. Crea tu propio hashtag para que tus seguidores puedan mantenerse al día con cada movimiento y actualización de tu negocio.

Instagram: con más de 25 millones de empresas activas, Instagram es imprescindible para cualquier negocio. Es la red social que permite contar tu historia visualmente y literalmente “mostrar” en lugar de contar. Con la aparición de nuevas funciones que pueden ayudar a hacer crecer tu empresa, no hay razón para no aproveches esta ingeniosa herramienta.

12. Incluye tu negocio en listas


Si bien puede parecer terriblemente “análogo”, incluir tu empresa en directorios locales puede ser muy útil. Agregar tu negocio a los directorios de negocios no solo es crucial para el SEO local, sino que también ayuda a obtener más enlaces que dirijan a tu página web. No pienses demasiado en este paso y busca los directorios online más populares que pueda encontrar, ya que es donde la mayoría de la gente mirará primero. Por supuesto, si encuentras un directorio específico para tu industria, acude a él en primer lugar.

13. Piensa a largo plazo


Es fácil quedar estancado en la fase de creación de un negocio. Aún así, es importante pensar a largo plazo. Hay una cita célebre de un músico que dice que es mejor quemarse que desaparecer. Cuando se trata de tu negocio, naturalmente quieres que prospere, pero debes intentarlo a largo plazo. Es mejor ser una tortuga trabajadora que una estrella que estalló antes de tiempo. Un consejo extra: concéntrate en hacer crecer tu negocio progresivamente en lugar de tratar de enriquecerte rápidamente. De esa manera, no tendrás que preocuparte de acabar “quemado”.

14. Haz crecer tu negocio


En línea con lo que decíamos anteriormente, es importante que tanto tú como tu negocio seas flexibles. Llegarán momentos en los que será recomendable mirar el plan de negocios inicial y redefinir tus objetivos para adaptarte a los cambios en el entorno. Lo que antes era solo una idea ahora se ha materializado y necesita revisión. Una vez que definas nuevos objetivos, asegúrate de que están en línea con los demás. Si los cambios son significativos, podría ser el momento para dar un lavado de cara a tu página web, a logotipo y otros materiales visuales.

No tengas miedo de experimentar y cometer errores. Si apostaste a lo seguro todo este tiempo, probablemente te aburriste mucho antes de que pensaras implementar algunos cambios. Si fallas, tómalo como un aprendizaje y no como un fracaso. Muchos emprendedores de éxito tuvieron muchos fracasos antes de llegar a donde están hoy. Es parte del viaje ¡MUCHA SUERTE!

#Servicio #Imágen #Productividad

12 vistas

Argentina - (+5411) 5711-1732

Uruguay - (+598) 9147-6163

Todos los trabajos son propiedad de ©Estudio CKS.

® CKS marketing & diseño - 2015

 Estudio de Marketing y Diseño en Buenos Aires, Argentina

Estudio de Marketing y Diseño de Zona Norte, San Isidro, Buenos Aires, argentina

Captura de Pantalla 2019-09-30 a la(s) 1