• Estudio CKS

Cómo superar un lunes a la mañana


Antes de empezar con mis consejos sobre lo que tienes que hacer cada mañana para despertar tu creatividad, quiero hacer una confesión: ¡A mi también me cuesta madrugar!

Incluso aun despertandome con los rayos del sol, el canto de un ruiseñor o una alarma personalizada con mi música favorita, no hay quien me quitara el mal humor en la mañana. Lo más preocupante de esto es que aunque este humor mañanero se pasa después de una hora, su efecto se prolonga todo el día reduciendo, sin darnos cuenta nuestro rendimiento. Al parecer nuestra rutina de cada mañana marca la pauta del resto de nuestra jornada, así que si dedicas algo de tiempo y esfuerzo en establecer una rutina productiva, nos aseguraremos tener la ¡creatividad a flor de piel durante lo que queda de día!

Aunque eso de no tener el mejor despertar no es beneficioso para nadie, es aún más problemático cuando se trata de personas que trabajan en ámbitos creativos, en los que tienes que estar siempre al pie del cañón y atento a cada detalle que pueda inspirarte. Entonces, ¿qué debes hacer para impulsar tu creatividad tan pronto como sale el sol? ¡Crea una rutina matutina para despertar (y mantener despierta) la creatividad durante todo el día!

A continuación te damos algunos de los mejores consejos para estar de buen humor y con energías desde primera hora de la mañana.

Dormir bien


Mientras somos niños todos tratamos de ir a dormir lo más tarde posible, poniendo excusas a nuestros padres para aprovechar unos minutos más de nuestra serie de Tv favorita o una partida de videojuegos. Pero, a medida que crecemos nos damos cuenta de la importancia de esas gloriosas horas de sueño porque mientras tus ojos se cierran, tu cerebro sigue funcionando. Por lo tanto, para proporcionar a tu cerebro el tiempo para reflexionar, aprender y crecer, idealmente deberíamos irnos a dormir a una hora “normal”.

Cómo: los estudios afirman que al menos 7 horas de sueño son las que su cuerpo y mente necesitan para despertarse y sentirse realizados. Encuentra tu “dosis ideal” entre 7 y 9 horas de sueño por noche y, cuidado con dormir más del tiempo recomendado porque el exceso de sueño puede tener el efecto contrario.

Por qué: cuando tus ojos están cerrados, tu cerebro emprende un misterioso viaje hacia la noche. En este momento, todo lo que has aprendido, experimentado y logrado a lo largo del día es procesado por tu cerebro. Estos son los momentos que tu cerebro necesita para recuperarse y maquinar ideas creativas, y así despertarse fresco y preparado para enfrentar lo que sea que el día le depare. ¿Alguna vez te pasó que te acostaste con una pregunta en mente solo para despertar al día siguiente con la respuesta? Bueno, de eso mismo te hablo.

Consejo “de experto”: antes de ir a dormir intenta ver y leer material divertido o interesante que estimule tus sentidos. De esta forma soñarás con eso, o al menos pensarás en ello cuando cierres los ojos, convirtiéndolo en uno de los primeros pensamientos en tu mente al día siguiente.

Beber agua


¡Levántate y brilla! Si eres de los que sufren al despertar creyendo imposible incluso desperezarse, no pierdas tiempo y sin pensarlo dos veces, en cuanto abras los ojos dirígete a la cocina y bebe un vaso de agua. Esto no solo te dará ese empujón que necesitas para abrir los ojos, sino también hará que el oxígeno fluya a través de tu cuerpo hacia tu cerebro, preparando tu mente y tu alma para afrontar la siguiente tarea.

Cómo: bebe al menos 2 tazas grandes de agua (16 oz), a temperatura ambiente a ser posible.

Por qué: el tejido cerebral contiene un 76% de agua y el cuerpo tiende a estar ligeramente deshidratado en la mañana. Eso significa que tu cerebro está funcionando con “bajo nivel de combustible”. El agua potable permitirá una buena digestión y proporcionará H2O a todas las células de tu cuerpo, incluido el cerebro, por supuesto.

Consejo “de experto”: un sabio profesor de creatividad me contó una vez que si tomas café a primera hora de la mañana, hay que evitar tomarlo con el estómago vacío. Esta mala costumbre puede provocar una mezcla de ácido estomacal, ansiedad y pérdida de apetito.

Lo que nos lleva al próximo consejo …

Comer sano


Durante mi infancia, solía pensar que mi madre me engañaba cuando decía que el desayuno es la comida más importante del día. Pero a medida que fui creciendo entendí que comer cuando te levantas te aporta el combustible que tu cuerpo necesita para ser productivo. No es necesario comer como un Rey, pero sí asegurarse de consumir los los nutrientes adecuados.

Cómo:

  • Huevos: Son ricos en proteínas y ayudan a saciar. Prepáralos como más te gusten, el caso es darle la bienvenida a la mañana con energía.

  • Yogurt griego: es rico en proteínas y contiene probióticos beneficiosos. Agrégale frutas, miel y avena para deleite de tus papilas gustativas.

  • Avena: este cereal es rico en fibra beta-glucano (créeme que es una buena fibra) y antioxidantes. Intenta encontrar avena orgánica, ya que tendrá menos azúcar.

  • Fruta: alta en fibra y antioxidantes. Las frutas del bosque (o bayas), en particular, son una gran solución para combatir el hambre del amanecer.

  • Nueces: son ricas en nutrientes y pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y mejorar los niveles de azúcar en la sangre. Úsalos para completar tu yogurt o tu avena.

Por qué: Se ha comprobado que comer la cantidad correcta de alimentos nutritivos por la mañana tiene un efecto positivo en la mejora de la memoria, la atención, la velocidad de procesamiento de la información, el razonamiento, el aprendizaje, las habilidades verbales y, por supuesto, ¡la creatividad! Así que dinos,, ¿qué hay en tu menú?

Consejo “de experto”: El nuevo alimento de moda son las semillas de chía. Son ricos en fibra, repletos de antioxidantes y son realmente divertidos de masticar. Agrégalos a cualquiera de las opciones anteriores para tener un desayuno completo.

Ducharse


Pensar que con lavarse la cara es suficiente para estar fresco por la mañana es un grave error. Una ducha en la mañana puede estimular tus sentidos creativos de manera insospechable. Desde el momento que cierras la cortina y abres el grifo, la ducha te da esos minutos de relax que necesitas antes de emprender el día.