• Estudio CKS

7 Consejos que cambiarán la productividad en tu trabajo


Actualmente en una oficina estándar, nos encontramos con diferentes obstáculos y distracciones que dificultan la realización de tareas con plazos temporales. Los desafíos pueden variar ampliamente, incluyendo al típico colega que toma su café generando ruidos inolvidables; para continuar con quienes discuten diariamente sin ponerse de acuerdo desde las 11 de la mañana respecto adónde almorzarán; sin olvidar a quienes cantan mientras escuchan música en sus audífonos.

Porque queremos evitar que te pierdas navegando en Internet entre artículos innecesarios; te recomendamos hacer “zoom in” a nuestras sugerencias sobre gestión del tiempo y productividad:

Evita detenerte mucho tiempo en Facebook (y otros canales sociales) esto podría causar una distracción en tu trabajo.

Comenzamos nuestra lista con una bomba. Una amenaza tan intimidante para tu productividad que si pudiéramos, habríamos colocado la Marcha Imperial de Star Wars como música de fondo antes de mencionarla. Todos sabemos lo que pasa cuando entramos a Facebook. Comienza con un inocente uso de la tecla de desplazamiento, que prometes será sólo por cinco minutos. Al principio, das una ojeada a las fotos de viajes recientes de tus amigos. A partir de allí, no puedes resistirte a ver el video subtitulado “Este gato abofeteó a un policía en medio de la calle. La respuesta del oficial lo sorprenderá.” Diez minutos después, respondes a un cuestionario sobre “¿Qué mueble de Ikea eres?”, y antes que lo sepas, han pasado dos horas y media y has participado en tres debates políticos, has visto cuatro videos adorables y has caído en 8 enlaces engañosos.

Facebook no es el único; Instagram, Twiter, Snapchat, Pinterest e incluso Linkedin; tienen esas mismas características que consumen tu tiempo en diversas formas y niveles. Además de descuidar tu agenda, otro posible resultado problemático del uso de Facebook es la exposición pública de tu vagancia. Incluso, aunque no seas amigo de tu jefe, no significa que no pueda ver cada “Me gusta” que has dado a todo video interesante subido durante tu horario de trabajo.


Entonces, ¿cómo lidiar con esta bestia devoradora de tiempo? Con autodisciplina 🙂 Pero realmente, si queremos cortar de lleno con las bromas, existen varias y excelentes aplicaciones y (browsers) que te ayudarán a bloquear esos contenidos, del Facebook, Twiter o de cualquier otro sitio web específico. Simplemente instálalos y deja que la red social los rechace. Verás que serán repelidos como si fuesen kétchup en comercial de productos quita-manchas.

Un poco de paz- Escucha melodías relajantes


En relación a los sonidos, la oficina no es generalmente el lugar ideal para conseguir un estado de ánimo productivo. El tecleo ruidoso, las conversaciones en voz alta, y una impresora que suena como si estuviera dando a luz a otra más pequeña, son frecuentes distracciones que pueden perjudicar tu eficiencia en el trabajo. No necesitas aislar tu escritorio con espuma acústica, pero si el nivel de ruido es alto y sientes que está perturbando tu concentración, hay pasos que puedes seguir para mejorar la situación (y no, ¡una pistola de agua no es una buena idea!)

En primer lugar, hay distintos puntos de vista respecto a la influencia del ruido de fondo sobre la productividad, y no hay una solución correcta para todos. La mejor manera de decidir cómo diseñar tu ambiente sonoro es por ensayo y error. Algunos estudios dicen que la música mejorará tu productividad cuando realizas tareas repetitivas. Otros, señalan que los sonidos de la naturaleza mejoran la concentración y las funciones cognitivas, y están aquellos que sugieren que escuchar regularmente la música que te gusta simplemente mejorará tu estado de ánimo y que, a su vez, te ayudará a obtener mejores resultados. ¿La mejor parte? Hay un montón de sitios web gratuitos y sencillos de usar, para este propósito (echa un vistazo a Noisli, Coffitivity o Raining FM).

El poder de Kawaii – Mira fotos de animales pequeños o recién nacidos

Este puede ser el consejo más extraño en esta lista, pero ¿quiénes somos nosotros para discutir un estudio científico que ha sido publicado? Es sorprendente oír que de todas las cosas, una actividad que es considerada como “pérdida de tiempo”, aumentará tu productividad. Al igual que con cualquier otro consejo presentado en esta lista, no es necesario que lo tomes al pie de la letra; y que navegues por siete páginas de gatitos y cachorritos, porque un corto intervalo “tierno” te ayudará a completar tu trabajo.


De acuerdo con el estudio realizado por Hirosshi Nittono, para la Universidad de Hiroshima, ver tiernas fotos o videos de animales despierta instintos de cuidado, lo que realmente puede mejorar tu rendimiento laboral. Así que la próxima vez que estés con problemas para realizar tus actividades, no será necesario procurar el juguete de mano más cercano, como el Fidget Spinner o el Fidget Cube; recuerda que en algún lugar hay imágenes de conejitos en cestas de lavanderías esperando para ayudarte a realizar tu lista completa de tareas.

Ríe y sonríe- Ríete siempre que puedas


Todos hemos escuchado alguna vez decir que la risa puede mejorar, optimizar o curar, y según estudios, este resultado positivo también está presente cuando se trata de la productividad en el trabajo. Así como la manteca está presente en toda receta, cuando se trata de la risa, cuanto más, mejor. No es necesario que llegues a sudar por esto, nadie espera que hagas un ingenioso monólogo humorístico de una hora; simplemente puedes contar el último chiste malo que tu papá te dijo, responder emails con GIFs graciosos, o compartir videos divertidos de YouTube.

Bromear en el trabajo puede aliviar tensiones y promover canales de comunicación más saludables entre los compañeros. Puede reducir la hostilidad entre los empleados y los directivos y permitir que haya una mejor crítica constructiva. Puedes hacerlo, siempre y cuando mantengas un humor sano, al mejor estilo “Seinfeld” y no te estés riendo a costa de otros.

La frutilla del postre-

Comienza tu día con una ducha de agua fría.